Tu personalidad definirá tu éxito

¿Cómo le caes a la gente? o mejor dicho ¿Cómo te caes a ti mismo?, ¿te toleras? Expertos dicen que las personas más negativas que llegaremos a conocer es ¡uno mismo!

Te has dado cuenta que incluso evitamos recibir algún elogio y en lugar de dar las gracias y reconocer ese elogio, inmediatamente le encontramos un pero, ¨¡oye María qué bonito vestido!¨- ¨pero ya está deslavado¨, ¨¡qué bien te ves hoy! – pero no me peiné; y siempre evadimos los elogios.

¿Por qué muchas veces no estamos contentos por lo que somos? En mi niñez y juventud padecí sobrepeso y por culpa de esa condición física rechacé diversas oportunidades; por ejemplo cuando me interesé en un curso de bienes y raíces, mi preocupación principal era caber en las sillas del salón donde impartirán el curso.  Una noche fui a la oficina para asomarme por la ventana y ver los pupitres, al final de cuentas no fui al curso porque pensé que no cabría , sin embargo,  mis mayores éxitos los logré con esos kilos demás.

Todos tenemos una personalidad única, pues,  el hecho de que no exista otra persona como tú te convierte en lo más valioso que pueda existir en la vida. Cada persona contribuye en algo,  pero el problema es que no llegamos a comprender el valor que cada uno tiene, porque no sabemos lo valioso que somos y terminamos por  copiar a los demás.

Otro aspecto importante, es conocer las personalidades del oyente para saber cómo expresarnos y comprender que quieren y cómo son, esto aplica en las ventas, incluso en la vida diaria. Recuerda que no hay gente mala, hay gente que no comprendemos,  por ello, es importante conocer  la personalidad de los otros.

Cuando tú descubres para qué eres bueno puedes contribuir y mejorar otras áreas de tu vida personal, donde no eres tan eficiente. Ahora te pregunto,  ¿Qué es lo que más se te dificulta para comunicarte?

Conocer la personalidad de tu nicho es vital para poder comunicarte con ellos, en mi libro Ponte las Pilas, clasificó las personalidades de las personas como al picor de algunos chiles mexicanos, ahora quiero que seas sincero contigo mismo e identifiques cuál es tu personalidad. Todos tenemos un poco de cada personalidad pero hay una que sobresale y predomina, en mi caso yo soy y lo digo orgulloso un Chipotle.

  1. Jalapeño: su personalidad es alegre pero olvidadizo; divertido y pro activo.
  2. Serrano: altruista, fiel y disponible siempre que se le requiere en un apuro. Tienen un gran corazón, escuchan a los demás, pero el dinero no les motiva, los motivan las emociones por lo que son altruistas, es decir los primeros en ayudar.
  3. Chipotle: es terco, difícil de entender, súper organizado y estructural, franco, rudo e insensible.
  4. Habanero: es exigente, le gustan los retos, es emprendedor y observador, pero su mayor problema es la falta de estabilidad, presume sus logros y siempre quiere ganar; no le gusta que le digan lo que tiene que hacer.

De las cuatro personalidades, ¿Cuál te identificas?, además este ejercicio de reconocimiento te permite conocer a tu nicho y entender las preferencias de tu consumidor.

Mi personalidad tuvo que evolucionar porque de lo contrario no podría crecer y trabajar en equipo. Tenemos que entender que tu oportunidad está en manos de la gente que no conoces y es lo que más evitamos, interactuar con desconocidos.  En el negocio no es el producto lo que falla, somos nosotros por no saber comunicarnos con el cliente.

Sí tu personalidad es Jalapeño, aprecia y júntate con el Chipotle para iniciar con el orden, acepta el regalo que Dios te dio para iluminar vidas, pero recuerda que nadie va a apreciar tu luz, sino te controlas y lo único que define el éxito,  son los resultados.

Sí tu personalidad es Serrano: vives de la felicidad de los otros, te emociona ver la felicidad de otros pero no contribuyes a realizar los tuyos por lo que existe una gran culpabilidad en ti, por no poder alcanzarlos. Dale validez a tus sueños sin culpa, aunque comiences solo, recuerda que el camino al éxito es solitario, iniciarás solo pero en el camino te encontrarás con apoyo. Aprende a ser como un habanero y te ira muy bien en los negocios.

Sí tu personalidad es Chipotle,  tienes que saber que  les falta control y conciencia, reaccionar y ejecutar. Sabrás mucho pero ¿qué es lo que estás haciendo? Como dirían por allí todo sabe y nada hace, por ello,  date el valor de dar el primer paso.

Sí tu personalidad es Habanero, eres  el más emprendedor, al inicio todos quieren apoyarte pero como solamente tú quieres ganar, todos te dejan en el camino, debes de dejar de ser egocéntrico.

Cuando te aceptas, empiezas a evolucionar y comprender a los demás. Identifica qué personalidad tienes y después enfócate en lo que puedes mejorar, te aseguro que este ejercicio te ayudará tener una mejor comunicación y por ende un mayor éxito, tanto en los negocios como en tu plano personal.

 

Te dejo mi consejo completo en el siguiente video.