shares

Si pudieras regresar a los mejores años de tu juventud ¿qué cambiarías? Si analizas muy bien las experiencias que has acumulado, te darás cuenta del gran aprendizaje que has desarrollado.

Reflexiona, ¿Qué edad consideras que ha sido la mejor de tu vida? En lo personal, considero que la mejor etapa de mi vida  fueron mis 24 años de edad, porque a esa edad me casé con una grandiosa mujer y tuve a mi primer hijo, además de haber sido una etapa de gran aprendizaje.

A mis cuarenta años de edad, yo no creía que mi vida continuaría activa, pero esto es una decisión personal, ya que nadie más te ayudará si tú  no pones de tu parte. Para muchos la tensión de las deudas o bien de no alcanzar sus metas o sueños empresariales, es algo frustrante en su vida presente, es entendible, pero tiene una solución.

 A esto se le suma que hemos visto, que en los últimos diez años gran cantidad de jóvenes se han hechos ricos o con una solvencia económica estable  a una edad muy temprana, pero esto se debe a las oportunidades que ha generado la era de la tecnología que ha eliminado las barreras, dando reconocimiento  a personalidades incluso prestigio a marcas independientes.

A comparación de  otras épocas, donde para ser exitosos era necesario prepararse académicamente en una universidad para lograr reconocimiento a través de una licenciatura, así se formaron grandes doctores, ingenieros y otros profesionistas.

En la actualidad vivimos en una era donde todos sin importar nuestra edad tenemos la oportunidad de poder progresar y darle vida a nuestros sueños empresariales de igual forma a nuestra metas de vida, por ello hoy te comparto estos 5 puntos clave de mi vida.

1.       No discrimines tu edad. Sin importar la edad que tengas siempre tendemos a discriminar nuestra edad, siempre nos catalogamos como muy jóvenes o muy viejos, pero lamentablemente no sabemos si mañana habrá un futuro, por lo tanto el mejor momento es hoy. Recuerdo que el primer local que tuve, fue a la edad de 14 años de edad, todos me decían que no sabía nada, pero ese comentario no me limito. Para evitar los comentarios negativos o los prejuicios, me inventé una historia, les decía que yo administraba el negocio de mi papá, cuando él ni enterado estaba de todo lo que hacía. No pongas de excusa tu edad para limitar tus sueños.

2.       Visión. Cuando eres joven solo fantaseas, lamentablemente conforme crecemos dejamos la de ser visionarios, por conformistas, pues obviamente, también se acumulan las responsabilidades, y otras prioridades, sin embargo, también por hacerle caso a personas jodidas que piensan que no hay posibilidades para alcanzar nuestras metas, porque ellas no pudieron.

3.       Arriésgate. pero bajo condiciones factibles para poder alcanzar tú meta, bajo argumentos sensatos. En la juventud ni pensábamos en las consecuencias pero aun así asumimos las consecuencias de nuestros actos, ahora ¿Por qué no? 

4.       Salta de tu círculo. Expande tu círculo de amistades, conocidos o contactos, pues tu próximo cliente es alguien que no conoces. Deja de juntarte con aquellos que se la viven criticando, mejor observa y aprende de aquellos que han logrado su meta empresarial.

5.       Fe. respalda tu fe con acción, para que sea posible lograr esa meta empresarial. Tú podrás tener mucha fe, podrás orar diariamente, rezar y realizar afirmaciones positivas, pero si no hay acción, lamentablemente no llegarás lejos.

No eres muy joven, no eres muy viejo, estás en el momento perfecto para emprender.